Conozca y cuide el radiador de su coche

No es preciso ser un As de la mecánica para ganar interés por el funcionamiento y mantenimiento del coche, por ello informarse nunca está de más. Entre los diversos componentes del vehículo es importante conocer el radiador, puesto que es el encargado de que la temperatura se mantenga al nivel adecuado y así evitar que el motor se sobrecaliente. Cuando el calor del vehículo pasa los límites de tolerancia, podrían salir perjudicadas diversas partes del coche.

El radiador cumple su función gracias al circuito que posee, por el cual circula el líquido refrigerante o el agua para que el calor pueda dispersarse y solo mantenerse el necesario para la funcionabilidad de la máquina. Así como otros elementos requieren de cuidados, el radiador también aunque no con la misma frecuencia; por lo general,  un lapso de dos años es prudencial para la limpieza del radiador.

Antes de proceder a limpiar el radiador, se deben determinar los diversos factores que advierten si es preciso o no ejecutar una limpieza. Con frecuencia las razones de purgarlo o limpiarlo se debe por la acumulación de sedimentos y residuos, que podrían interferir en la circulación de los líquidos. Aparte el agua cuando no es tratada contiene demasiados minerales que con el tiempo se van adhiriendo a las paredes del radiador y entorpecen su función.

Procedimiento de limpieza del radiador del coche

Antes de dar cualquier paso en la limpieza del radiador debe asegurarse de que el motor esté frío, ya que el interior de la pieza en cuestión guarda altas temperaturas y mucha presión. Si no se tiene precaución podría generarse lesiones al abrirlo. Es preciso que tenga un envase suficientemente grande para atajar el líquido que drenará de él, solo debe abrir la llave que trae por debajo para realizar el vaciado.

El líquido refrigerante  es una sustancia altamente tóxica y por lo general suele tener un olor dulce, por eso es recomendable tenerlo fuera del alcance de los niños y mascotas para evitar posibles intoxicaciones. Después de que se haya vaciado el componente se lo coloca una manguera y abrir por largo rato dejando correr el agua hasta que salga clara en su totalidad.

Una vez el agua sea limpia se cierra el paso y se rellena el radiador con el líquido refrigerante, antes de colocar la tapa se debe encender el coche para sacar el aire del sistema. Cuando no se noten burbujas se apaga el motor y se completa el llenado del radiador hasta el nivel que indique.

Si durante el proceso advierte alguna avería, es preferible repararla antes de regresar el coche a circulación. El presupuesto podría cuidarse comprando repuestos desguace peugeot, Land Rover, Ford, o cualquier otra marca, ya que en ese tipo de empresas el coste mucho menor que en una tienda convencional.

Este artículo fue escrito por astrid