Fumador Pasivo

Fumador PasivoFumador Pasivo

Dada la actual difusión del hábito de fumar en ambos sexos y en todos los ambientes y especialmente en muchos lugares públicos y cerrados, donde a veces las personas permanecen muchas horas, se ha planteado la duda razonable, del riesgo que esta contaminación representa para los no fumadores, es decir para el llamado fumador pasivo.

Fumador Pasivo peligro encubierto

 

El humo central, emerge de la parte bucal del cigarrillo durante cada pitada. El humo lateral, es el que se desprende del cono de combustión del cigarrillo.

Un cigarrillo al quemarse para el fumador pasivo, deja en la atmósfera, aproximadamente 70 mg. de partículas sólidas suspendidas, de las cuales dos tercios van en el humo lateral y un tercio en el humo central o principal y 23 mg. de óxido de carbono.

El humo en la boca pierde el 16% de las partículas suspendidas y 3% del óxido de carbono y en los pulmones, al inhalarse profundamente, 86 a 99% de las partículas y 54% del CO. El fumador actúa como un filtro y realmente es muy bueno como tal.

Los no fumadores, en los ambientes cerrados, inhalan una mezcla de humo lateral y humo central depurado por los fumadores y esto a veces es mucho peor para el fumador pasivo que para el fumador mismo.
Los fumadores de pipa y cigarros, al retener el humo en su boca y no inhalarlo profundamente, contaminan más el ambiente, que los fumadores de cigarrillos.

El contenido de nicotina y alquitrán en el humo lateral de los cigarrillos, es más elevado que en el humo central y por tanto más peligroso para el fumador pasivo. También se ha comprobado, que el humo lateral, contiene tres veces más benzo (a) pireno que el humo central.
La acción perjudicial del humo del tabaco del ambiente, en los no fumadores, depende de varios factores: grado de contaminación, tiempo de permanencia, ventilación del ambiente, distancia de los fumadores, actividad, modalidad de fumar, etc. En esas circunstancias aumenta la carboxihemoglobina (COHb) de la sangre de fumadores y no fumadores (fumador pasivo), pero en menor proporción en estos últimos. Se tarda varias horas en llegar a la máxima concentración y otras en volver esas cifras a la normalidad.

El óxido de carbono, en determinadas concentraciones (que se alcanzan en locales cerrados contaminados por humo de cigarrillos), produce ligero déficit en las funciones psicomotoras, que se agravan por la fatiga y el alcohol, siendo especialmente perjudiciales para los conductores de automotores.

El aumento del óxido de carbono, en los ambientes contaminados por el humo de los cigarrillos, en el fumador pasivo es particularmente peligroso y molesto para los enfermos cardíacos o pulmonares, a los cuales les aumenta su insuficiencia cardiorrespiratoria. En los cardíacos, facilita la aparición de la angina de pecho al esfuerzo. En los asmáticos y enfisematosos, agrava la dificultad respiratoria.

Los niños los mas perjudicados

Estudios recientes han mostrado que los niños, hijos de padres fumadores, durante su primer año de vida, tienen más bronquitis y neumonía, que los de igual edad de padres no fumadores. Esto se debe parcialmente a la acción directa del humo del tabaco en los niños y mayores posibilidades de trasmitir infecciones respiratorias por la tos y expectoración de los fumadores.

Este artículo fue escrito por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.